Decepción

Decepcionado

Creo que he invertido demasiado tiempo aprendiendo francés y todos los benditos días alguien me recuerda que no soy lo suficientemente bueno en este idioma.

Ayer recibí mis notas de curso del último curso de francés que estoy siguiendo en la Universidad Teluq. Fue desolador y humillante para no decir menos. Aunque para mi mujer y creo que para el resto del planeta no es importante. Para mi es como una puñalada en la espalda con veneno de cobra y cianuro.

Poco importa los esfuerzos que haga, los resultados son mediocres. Creo que al final de cierto tiempo, lo único que me queda es ignorar esta cuestión y dedicar mis esfuerzos a otra cosa. Este idioma, el francés, tiene una manera de pensar que no es normal para mí y no es lógica tampoco. Demasiadas reglas que tienen demasiadas excepciones y al parecer mi estilo debe ser el de un niño de 10 años porque en los exámenes las cosas van muy mal.

Sin embargo, este bendito curso supuestamente es un paso anterior para las personas que comienzan a estudiar en la universidad y sinceramente yo tengo dos maestrías y nunca tuve que utilizar nada de lo que el curso enseña o trata de enseñar porque debo ser tan idiota que no pude aprender nada, según la nota que recibí.

Hay cursos en todo programa que son cursos de relleno. No tienen ninguna utilidad pero hay que darle trabajo a algún desocupado amigo o hijo del rector. Lo más curioso de esto, es que ese pendejo cree que su curso es de una importancia estratégica en la carrera o en la vida de la gente. La verdad, todo el mundo pasa un rato miserable en este curso con este profesor y después no se acuerda nunca lo que el curso trataba o decía que iba a enseñar. Son cursos para desanimar a los alumnos y hacerlos abandonar su carrera y no obtener un diploma. Tal vez si es estratégico después de todo. Menos profesionales, menos competencia, todos están contentos.

En mi caso, no me interesa el diploma. Este diploma no me sirve de nada en realidad. Mi objetivo era o es escribir mejor este bendito idioma. Sin embargo, un resultado tan miserable te quita todas las ganas de continuar en este camino. Me pregunto si vale la pena buscar una perfección que tal vez no pueda alcanzar nunca en mi vida. Ya me siento viejo, acabado y sin ilusiones, aunque no escucho viejas canciones.

Please follow and like us:
error
468

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

s2Member®